En este artículo conocerás el significado de la palabra amén, un término milenario de origen hebreo y que ha estado ligado históricamente a la religión, principalmente al cristianismo, judaísmo e islam. El libro donde tiene mayor presencia esta palabra es en La Biblia, siendo utilizada por los creyentes al momento de finalizar una oración o plegaria.  

Amén quiere decir “Así sea o así es” y se emplea como muestra de aprobación o reafirmación al final de una plegaria, oración, culto religioso o rezo. Así mismo, se puede definir como “En verdad o ciertamente”.

Diversos Usos

Además, de ser utilizada como símbolo religioso, se emplea en otros contextos coloquiales de nuestro idioma, repasemos algunos:

  • En un santiamén” lo que hace referencia a un corto período de tiempo. Por ejemplo: “Rodrigo llegó en un santiamén
  • Cuando se usa junto a la preposición “de” es igual que decir “además de” por ejemplo: “Amén de los ensayos, hay que hacer todos los informes”.
  • “Decir amén a todo” se traduce como afirmar a todo. La palabra amén se puede suplir por “Si”  
  • “Llegar a los amenes” cuando se utiliza en plural. Representa llegar cuando está concluyendo algo

Nacimiento de la Palabra Amén

Fue encontrada por primera vez en el libro de las crónicas (Reina Valera 16, 34-36) donde se aprecia lo siguiente: “Alaben al señor porque es bueno. Porque es eterna su misericordia. Digan: Sálvanos, Señor, Dios nuestro, y júntanos de entre las naciones, a fin de celebrar tu nombre santo y tener nuestra gloria en alabarte. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre y hasta siempre: Que todo el pueblo diga Amén. Aleluya. Todo el pueblo contestó Amén y alabó a Jehová”.

También se tiene la creencia de que en la antigüedad cuando un hombre pronunciaba esta palabra, no lo hacía en vano, sino que hablaba con la mayor seriedad posible, asumiéndose como un juramento divino.  

Digamos Todos Amén

Al expresar la palabra amén debemos estar conscientes de que representa un enorme compromiso de fidelidad con las enseñanzas provenientes de los mandatos divinos. Es hacer un pacto de fe y reafirmarle a Dios que estamos de acuerdo a obedecer todo lo que él nos dice a través de su palabra.