1- El término “chamuyar”, refiere a la acción de entablar una conversación con otra persona con fines amorosos.

2- Chamuyar se usa como sinónimo de “adular”, y forma parte de una persona que “explota” todos los recursos que poseen; estudio, preferencias, posición social, etc., para causar una buena impresión de sí mismo a otra persona.

En contextos, como exámenes o entrevistas de trabajo, “chamuyar”  está vinculado al mentir y “salirse con la suya”. Se dice que esta palabra proviene del verbo “chamullar” del caló (dialecto gitano) que significar conversar o charlar.

La acción del chamuyo

La palabra chamuyo, también puede considerarse como atributo o virtud de una persona que, en contextos difíciles y sin herramientas, a través de una charla persuasiva, ha obtenido beneficios o salidas de complejas situaciones.

Aquella persona que base sus logros sociales en mentiras racionalizadas y adrede, se la describe como “chamuyero”.

Es común encontrar la palabra “chamuyo” en la música popular de Argentina, tanto el Tango como la cumbia “villera”. Además, el cine argentino incluye en sus guiones este término de manera permanente.

Tomando todo lo mencionado anteriormente, podemos decir que “chamuyero” es un adjetivo calificativo coloquial que refiere a una persona que emplea estrategias persuasivas, basadas en mentiras o en maxilar todo lo que se pueda sus logros o bienes, con el único objetivo de agrandar su imagen y atraer o agradar a otra persona.

Chamuyo, sentido polisémico

En contextos distintos, chamuyo puede indicar una mentira racionalizada, habilidad retórica, capacidad de seducción, o escasa credibilidad.

Sobre este último punto, es menester tenerlo claro, ya que si otras personas te catalogan como “chamuyero”, esta  indicación puede contener una carga peyorativa e indicar que no tu persona no es de fiar.

Otros significados que pueden ser de su interés: