Changa proviene del lenguaje coloquial argentino, referido a un empleo ocasional o de corta duración. Usado en ocasiones donde la persona está en situación de desempleo y consigue algún trabajo temporario.

La palabra changa también puede derivar en “changas”, que refieren a actividades laborales informales, riesgosas y pesadas, y por lo general, mal pagas.  Esta palabra etimológicamente procede del gallego-portugués «changa» con el mismo significado.

En esencia, una changa es un empleo de subsistencia.

En otro sentido relacionado a la primera acepción, implica acción, donde el término se metaforiza: puede cobrarse por un trabajo y gastar el dinero inmediatamente, y allí emplear la frase “se gastó la changa en comida.”

Changarín

Denominamos changarín a una persona que durante un tiempo prolongado de tiempo no puede encontrar un empleo estable, y pasa de un trabajo a otro de manera rápida, cambiando además los rubros. Se considera un adjetivo calificativo.

La presidencia de Argentina, hace tiempo ha incluido esta categoría en distintos censos, para diferenciar a una persona que hace changas de otra que está totalmente desempleada.

En otros países latinoamericanos, es común su empleo, bajo otras acepciones.

  • Para Cuba, changa refiere a una burla o broma.
  • En Puerto Rico, puede emplearse para hacer referencia a la colilla de cigarrillo de marihuana.
  • Paraguay y Uruguay, también dan cuenta de un empleo temporal de subsistencia.
  • En Argentina es de uso común y permanente, siempre refiriéndose a aspectos de índole económica, pero también a una descripción de una situación social, al indicar que por ejemplo, una familia vive de “changas.”

Otros significados que pueden ser de su interés: