Los preceptos son la forma plural del sustantivo precepto. Este vocablo proviene del latín praeceptum que significa “mandato u orden emitida por un ente superior”. Desde esta perspectiva, cuando un precepto es promulgado por un ente moral, gubernamental o de otro tipo, debe ser seguido por los súbditos o las personas que están más abajo en la jerarquización.

En el mundo existen múltiples preceptos que responden a diferentes áreas. Los hay gubernamentales, religiosos, de las artes, de tipo recomendación universal, entre otros. 

La palabra preceptos es aceptada en todos los lugares en los que se habla español. Debido a su amplio uso es un término oficial de la lengua española que es utilizado en diversas situaciones y con motivos distintos.

Preceptos de carácter afirmativo o que exigen obediencia

Los preceptos son catalogados en muchas ocasiones como normas que se deben seguir. Por ejemplo, para el cristianismo los diez mandamientos contemplados en Éxodo 20 son preceptos ineludibles. Para los creyentes cada una de estas normas se deben seguir para llevar una vida agradable ante Dios.

De modo similar, muchos gurús o guías espirituales han creado diversos preceptos para que las personas vivan mejor. La idea de todo esto, es que si las personas obedecen a dichas recomendaciones podrán tener una mejor vida y alcanzar el máximo potencial posible.

En las diferentes religiones del mundo existen preceptos para guiar a los fieles. Algunos de ellos coinciden, mientras que otros pueden estar en abierta oposición con los que siguen fieles de otra fe.

Los preceptos afirmativos pueden ser frases simples o frases de comparación como las siguientes: 

  • Ama a tu padre y a tu madre
  • Da buen ejemplo
  • Sé digno de confianza
  • Siempre es mejor hablar menos y escuchar más.

Uno de los ejemplos más famosos de este tipo es el que aparece en la película Wonder. En una de sus escenas es pronunciado el siguiente precepto: “cuando puedas elegir entre tener razón y ser amable, elige ser amable.”

Preceptos negativos

Los preceptos de forma literal no son vistos como algo negativo. Esta clasificación hace caso, más bien, al hecho o la forma de formulación de los preceptos. Verbigracia, varios de los mandamientos bíblicos están formulados de forma negativa: no matar, no robar, no fornicar, entre otros., No obstante, su esencia busca acciones positivas.

Entre los preceptos que se pueden encontrar en el mundo muchos están formulados de forma negativa como los siguientes:

  • No hagas nada ilegal
  • No seas libertino
  • Evita hacer a otros lo que no quieres que te hagan
Other meanings that may be of interest: