Tumbao, en su uso más generalizado, es tener gracia y estilo al hablar, vestir, y sobre todo al caminar, mientras se conquista y roba miradas al hacerlo.

Esta expresión se puso de moda en muchos países de Latinoamérica, principalmente en Cuba, gracias a la cantante Celia Cruz, con su canción “La Negra tiene Tumbao”.

También es una abreviación de “tumbado”, que significa derribado o inclinado.

Los orígenes de esta expresión pueden tener relación con la “tumba” que es un tambor muy usado en la salsa, merengue y timba cubana.

Tumbao en Música

Entre los músicos afrocubanos, es el ritmo básico que se toca en el bajo, que está basado en el montuno, el mambo, la salsa, el jazz latino, entre otros géneros musicales. Este patrón rítmico consta de una célula rítmica sincopada.

En los círculos de percusionistas, es el ritmo básico que se toca en el tambor en los géneros mencionados anteriormente.

Así también, si un músico dice que algo tiene tumbao significa que tiene sabor, “swing”, el “feeling”, o ese ritmo que te hace querer bailar y disfrutar.

Usos en Latinoamérica

En Latinoamérica, esta palabra también significa ser robado o estafado. En este caso se convierte en un verbo: “Creo que me han tumbao el celular”.

Aunque también puede usarse como adjetivo: “A Mauricio le robaron la laptop, quedó tumbao”. Es posible que se relacione con el origen de su abreviación “tumbado”, al ser la persona “derribada” por haber pasado un suceso negativo.

En Puerto Rico se usa también para referirse al trasero de alguien. Por ejemplo, en la frase “Se le ve el tumbao”.

A su vez, en la cultura popular, hace referencia a la persona o joven miembro de la familia que decide un día no levantarse de la cama y permanecer de esta manera por el resto de su vida.